Las huellas - AUTORREALIZACIÓN

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Las huellas

Una mujer soñó que había ido andando por la playa con la gran Diosa creadora del Universo y que, en la arena, habían quedado las huellas de las dos.

Según repasaba el camino que hicieron, se dio cuenta de que, en la arena, estaba la metáfora de su vida y sobre la línea de sus pasos, iban emergiendo ante ella los diversos fragmentos y recuerdos de su vida.

En todas las escenas se podían ver dos tipos de huellas: las suyas y las de la gran Diosa.

Cuando ya se estaba acercando al final de la película de su vida, se dio cuenta de que en varias ocasiones solo podían verse las marcas de una sola huella y se decepcionó de que coincidieran con los momentos más bajos y más tristes de su vida.

Decepción ante la cual le preguntó a la Diosa:

- ¡Oh madre! Me prometiste que si caminaba junto a ti siempre estarías a mi lado. Pero ahora que contemplo mi trayectoria vital, veo que en los momentos más difíciles y conflictivos sólo aparecen las huellas de una de las dos, ¿Por qué me abandonaste en los momentos que más te necesitaba?

Y la Diosa le respondió en su interior:

- Hija mía, preciada criatura, yo te he creado, te he cuidado y jamás te dejaré.

En los momentos de dolor, en las peores crisis de tu vida, cuando no tenías fuerzas para caminar, donde ahora ves la huella de una de las dos, era yo la que te llevaba en brazos a ti.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal